El pasado día 22 de febrero nos despertábamos con la noticia de que Colombia había despenalizado el aborto hasta la semana 24 de embarazo. La noticia se hizo eco en redes sociales y periódicos de todo el mundo sin duda por su carácter polémico.

Los cristianos tenemos que decir mucho sobre este tema respecto al valor bíblico de una vida.

Me gustaría comenzar la reflexión con algunas preguntas, ¿Cuánto vale una vida? ¿Todas las vidas valen igual? ¿Vale lo mismo un anciano postrado en una cama de 99 años que un muchacho de 25? ¿Vale lo mismo la vida de un niño de 6 años que de 6 meses de gestación?

En nuestra sociedad y leyes vemos como la vida en gestación no tiene el mismo valor que la vida de un bebé nacido, pero vemos innumerables casos de madres que decidieron seguir adelante con su embarazo y esas “vidas gestadas sin valor” se convirtieron en “vidas de incalculable valor para la humanidad”. Por ejemplo: ¿Qué pasa con un padre enfermo y una madre con tuberculosis? Su primer hijo es ciego, el segundo ha fallecido, el tercero es sordo y el cuarto tiene tuberculosis. Ahora está embarazada de nuevo. La vida de ese bebé no tiene valor, pero la cosa cambia cuando ese bebé nace y se llama Beethoven… o Cristiano Ronaldo, o Justin Bieber o Steve Jobs. Todos pudieron no nacer, pero nacieron y sus vidas hicieron eco en la humanidad.

La postura bíblica en esto es clara, cualquier persona tiene valor desde la concepción, sea cual sea su salud o potencial por estas razones:

  • Dios es un Creador. Génesis 1 nos habla de que Dios creó todas las cosas y es ahí donde el ser humano puede respirar tranquilo. No tenemos que asumir el papel de decidir dar o quitar la vida. El conoce su creación y es el que sabe que es lo mejor para ella.
  • Dios nos ha hecho valiosos en gran manera. Génesis 1:26-27 nos dice:

26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”

La expresión de a imagen de Dios, es una expresión profunda y especial que solo es atribuida a los seres humanos. No importa tu edad, sexo, capacidades, dones o potencial, eres imagen de Dios por quien eres no por lo que haces.

  • Dios nos conoce. En versículos como Jeremías 1:55 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.” O en la historia de Sansón en Jueces vemos como para Dios un bebé no solo tiene identidad biológica sino una identidad individual que Dios le ha dado, un propósito para sus días.

El Salmo 139:13-18 nos deja unas hermosas palabras:

«13 Porque Tú formaste mis entrañas;
Me hiciste en el seno de mi madre.
14 Te daré gracias, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho;
Maravillosas son Tus obras,
Y mi alma lo sabe muy bien.
15 No estaba oculto de Ti mi cuerpo,
Cuando en secreto fui formado,
Y entretejido en las profundidades de la tierra.
16 Tus ojos vieron mi embrión,
Y en Tu libro se escribieron todos
Los días que me fueron dados,
Cuando no existía ni uno solo de ellos.
17

¡Cuán preciosos también son para mí, oh Dios, Tus pensamientos!
¡Cuán inmensa es la suma de ellos!
18 Si los contara, serían más que la arena;
Al despertar aún estoy contigo.»

  • Jesús también fue un bebé. Lucas 1:39-44 nos narra una historia sobre Jesús antes de nacer. Es curioso como Lucas dejo escrito este relato. En esa habitación se encuentra Elisabeth y María pero Lucas en su evangelio nos deja claro que en esa habitación no hay dos personas, sino cuatro. Nos narra como Juan el bautista salta de alegría en el vientre de su madre ante la presencia de Jesús de unas pocas semanas de gestación.

Los datos son alarmantes casi 100.000 bebés están siendo abortados al año en España. Casi 2,5 millones de niños no han nacido por decisión de sus madres desde 1985 casi con un 92% por decisión de la mujer (el resto de porcentaje sería por anomalías fetales en su mayoría). Es el momento de alzar nuestra voz por aquellos que no tienen voz, por defender el derecho a la vida frente a cualquier derecho. Dios da un valor incalculable a la vida de sus criaturas.

Si quieres saber más te invito a poder leer el libro “El aborto” de la editorial Andamio (https://andamioeditorial.com/producto/el-aborto/)

Si estás en una situación difícil y estás pensando en abortar podemos ayudarte. Dios tiene un plan para tu vida y la de tu bebé. Si ya has abortado, Dios te ama y perdona. Él puede traer el perdón que necesitas en tu vida. Escríbenos o ponte en contacto con alguna de estas asociaciones que pueden ayudarte:

Sifra Escucha: https://sifraescucha.com/

La Luz de la vida: https://laluzdelavida.com/

Miriam Ruiz García

Leave a Reply