10 RAZONES PARA CREER en Cristo y no en la religión (Segunda Parte)


7
La religión hace más dificil la vida

Debido a que la religión no puede cambiar el corazón, trata de controlar a las personas por medio de leyes y expectativas que no las cumplen ni siquiera los religiosos que las interpretan y las aplican. Teniendo en cuenta el “factor de la carga” que ello representa, Jesús dijo: “¡Ay de vosotros también, intérpretes de la ley! porque cargáis a los hombres con cargas que no pueden llevar, pero vosotros ni aun con un dedo las tocáis” (Lucas 11:46). La religión es buena para definir los altos estándares del buen comportamiento y las buenas relaciones, pero es mala para dar ayuda real y misericordiosa a aquellos que se dan cuenta de que no han vivido a la altura de esas expectativas.


8
La religión facilita que nos engañemos

Se dice de broma la frase: “Amo a la humanidad. Es la gente lo que no soporto”. Los fariseos ponían en práctica una idea similar, pero no era gracioso. Según Jesús, los fariseos se sentían orgullosos de honrar y construir monumentos en memoria de los profetas. La ironía es que cuando conocieron a un verdadero profeta, quisieron matarlo. Al parecer, los únicos profetas que admiraban eran los profetas muertos; cuando conocieron a uno vivo, trataron de matarlo. Honraban a los profetas muertos con tumbas y monumentos, pero deshonraban a los vivos con persecución y muerte. Esto fue a lo que Jesús se refirió en Lucas 11:47-51 y en el pasaje paralelo de Mateo 23:29-32. Los fariseos se había engañado a sí mismos. No se veían como asesinos de profetas. Los religiosos no se ven a sí mismos como lo que son en realidad, personas que rechazan a Dios.


9
La religión esconde la llave del conocimiento

Uno de los grandes peligros de la religión es que nos pone en peligro, no sólo a nosotros, sino también a los demás. A los expertos bíblicos muy religiosos de su época Jesús dijo: “¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis” (Lucas 11:52). Los religiosos quitan “la llave del conocimiento” distrayendo a las personas de la Palabra de Dios y de “la verdadera atención al corazón” y añadiendo innecesariamente tradiciones y expectativas correctas según su denominación. En vez de llevar a la gente a Dios, los religiosos colocan la atención en sí mismos y en sus reglas. Los religiosos son aquellos que confían en que las creencias y las acciones de su religión harán lo que sólo Cristo puede hacer.


10
La religión aleja a sus conversos del verdadero Dios

En Mateo 23:15 Jesús dijo: “¡Ay de vosotros escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros”. Los conversos religiosos están en doble peligro. Traen un gran entusiasmo a su nueva vida y con celo defienden ciegamente a sus maestros ciegos. Colocan sus vidas y su confianza en personas que han cambiado la vida, el perdón y la relación con un Salvador infinito por reglas y tradiciones. La religión es importante en su lugar (Santiago 1:26-27), pero sólo cuando nos lleva al Cristo que murió por nuestros pecados y ofrece vivir Su vida a través de los que ponen su confianza en Él (Galatas 2:20; Tito 3:5).

 

Querido amig@, puede que todas estas palabras que dijo Jesús no te hayan convencido, o que te hayan llevado a plantearte muchas otras preguntas. Es por eso que queremos recordarte que Él prometió la ayuda de Dios a aquellos que tienen buenas razones para cuestionar. Él dijo: “El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta” (Juan 7:17). En ese texto, Jesús nos recuerda que vemos las cosas, no sólo como son, sino como somos nosotros.

 

Si consideras razonable tener fe en Cristo, ten en cuenta que la Biblia dice a la familia de Dios: “Porque por gracia sois salvo por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8,9). La salvación que Cristo ofrece no es una recompensa por el esfuerzo religioso, sino un regalo a todos aquellos que ponen su confianza en Él.

 

Si podemos ayudarte a responder tus preguntas y demostrarte lo razonable y lo urgente que es tener fe en Cristo y no en la religión, por favor, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Que Dios te bendiga.

 

(Puedes leer la primera parte de este artículo pinchando aquí)


Fuente: RBC Ministerios (Adaptado)

Leave a Reply