¿Qué pasaría si pones tu nombre y apellidos en cualquier navegador web, y le das a buscar…? Trascurridos unos segundos a lo mejor quedamos asombrados de que nuestro nombre pueda aparecer varias veces, relacionados con las tan de moda redes sociales, en las que aparece nuestro perfil, mostrando datos personales, quienes son “nuestros amigos“ o conocidos, fotografías en las que aparecemos, frases y comentarios que muestran cuáles son nuestras aficiones, ideas políticas, religiosas, donde trabajamos, que hemos estudiado, etc. Todo de carácter público y cualquiera puede llegar a ver con tan solo el hecho de utilizar un ordenador, o un simple teléfono inteligente, en cualquier parte del mundo.

¿Es importante para ti, el que aparezcas en muchas reseñas, que el resto del mundo las pueda comentar, que sepan de ti?, ¿Es consecuencia del éxito personal el ser una persona reconocida por los demás, aunque ni siquiera te conozcan, el hecho de que tus opiniones públicas sean valoradas de una manera positiva? ¿Es muy importante que cuando te busquen, te encuentren? ¿Para quién quieres ser importante?

En el evangelio de Lucas, en el capítulo 10, Jesús manda a setenta discípulos suyos para que fuesen anunciando a las ciudades que iba a visitar que el Reino de Dios se había acercado a ellos, el mismo Hijo de Dios hecho carne les estaba visitando trayéndoles las buenas noticias de salvación. Cuando los setenta volvieron a Jesús gozosos, le contaban como hasta los demonios se les habían sujetado en el nombre de Jesús. Pero les hace una advertencia sobre  aquellas cosas que habían sido capaces de hacer en su nombre , y les declara lo que era lo más importante “Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaros de que vuestros nombres están escritos en los cielos” (Lucas 10:20).

¿Cómo podemos saber que nuestro nombre se encuentra escrito en los cielos?, ¿hay algún “link” en Internet donde nos lleve para poder verificar que nuestro nombres están ahí?, Y aquí surgen más dudas ¿Qué es lo que hay que hacer para hallarse inscrito?, ¿Cómo es de importante el hecho de estar inscrito en este registro?, ¿Qué pasa si mi nombre no está incluido?. Juan en su evangelio capitulo 3, nos narra el encuentro de Jesús con el fariseo Nicodemo, y Jesús le dice “Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:16-18). El poder ser incluido en este registro implica creer en el Hijo de Dios, implica reconocer el pecado que tenemos y reconocer el sacrificio de Jesús en la cruz, donde él llevo nuestro pecado, sustituyéndonos.

El hecho de no aceptar a Jesús, implica la no inclusión de nuestro nombre en este registro, lo cual acarrea unas consecuencias terribles para el ser humano. El mismo apóstol Juan nos presenta en el libro de Apocalipsis el juicio de la humanidad delante de Dios “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entrego a los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron a los muertos que había en ellos, y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego” (Apocalipsis 20:12-15) Tremendas palabras y de una importancia vital para todo ser humano. El rechazar a Dios, no aceptar el sacrificio de Jesús en la cruz, lleva a que nuestro nombre no se encuentre inscrito en el libro de la vida, conduciéndonos a la perdición eterna. Pero el amor y la misericordia de Dios te permite ahora mismo que estás leyendo estas palabras, que tu nombre pueda ser inscrito en este libro para pasar la eternidad junto a Dios “para que todo aquel que en él cree, no se pierda mas tenga vida eterna” (Juan 3:16)

¿Estás ya inscrito en el libro de la vida?

Pedro Pablo Simarro

Agua viva
Next Post

Leave a Reply